viernes, 27 de mayo de 2016








A esa mujer, él… jugó con sus tiempos, jugo con su sonrisa, con sus ojos, jugó con sus sentimientos, pero mucho peor jugó con su corazón, ya la vida terminó jugando la suya.


                         Orlando Mario Soverchia- YoAmor 
Publicar un comentario