domingo, 3 de diciembre de 2017

                                                             DIEGUITO ME ENSEÑO


En una tarde cualquiera, conocí a Dieguito. Su carita dulce, tierna, inocente, y  una mirada preciosa y firme, de ojos grandes y negros, me hablaron sin decirme nada y todo me lo expresó. Sus manos fueron su primer diálogo, llevándola a la pancita diciéndome, ABUELO… ¡HAMBRE!!! … siguió con un, AGUA… MATE!!!... fue el discurso de presentación de aquel ángel que Dios me presentó, en ese angelical día. Conocí el miedo del no poder, el pánico de la vida, la impotencia de la injusticia, cuando él tenía tanto por vivir, y poco hacer. Algunos dicen discapacitados, otros especiales o diferentes y todo es al revés, los discapacitados especiales o diferentes, son los de este mundo. Dieguito está lleno de verdad, pureza, simpleza, deseos, instintos, Dieguito está lleno de amor, tiene todo y no puede con todo, pelea sin saber con su propia vida y juega cada día con su  propio Dios, desafía su destino y nadie sabe cómo le gana al segundo, sin que nadie le ayude. En su alma que su cuerpo no  acompañó, están sus sentimientos, ama como nadie imagina, y desea vivir como nadie lo piensa. Su mente es están sublime, que deja que nos creamos que él es diferente, mientras nos muestra, que nos supera viviendo en desventaja,
Dieguito tiene todo en su cuerpo, que la existencia de la vida, no le dio la oportunidad de ordenar, lo que  el mundo desordena.
Él tiene derecho a seguir, él necesita estar con su gente, porque él, es un ángel en esta vida, porque Dieguito, me enseña lo que es vivir.



                                                 Orlando Mario Soverchia- YoAmor
Publicar un comentario