jueves, 9 de junio de 2016

MENTIRA DE UN AMANTE

Cuando un día te enfrenté, en esta vida sin sentido,
Empezó en mi interior, sentir ese estado de que existo,
Corretearon emociones en mi cuerpo, ya me habías gustado,
Me miraste tiernamente, dulcemente, sinceramente,
Mis ojos se llenaron de esa imagen tan bella,
Fue mi instinto de hablarte y decirte un hola…
Sin esperar ni un suspiro me lo devolviste atrevidamente,
Sentí emoción, indague tu existencia y eras casada,
No me importó tu estado civil, solo lo que sentía,
Y sin saber cuál fue tu razón, los dos sonreímos sin parar,
Cómplices e inquietos por lo que sentíamos, estábamos en un beso,
Te dije… me gustas y escuché… tú también,
Quiero que no te vayas de mi lado, necesito tu piel,
Que no me mientas por lo que sientes, te pido claridad y sencillez,
Todo se fundió en  besos y abrazos, sellando un pacto de amantes,
Tu marido no existía, pero me hacía daño, me preocupaba,
Decías que no importaba, que estaba todo bien, pero a mí me lastimaba,
Los días pasaban, mi amor crecía y el tiempo a tu lado me faltaba,
Te pedí que lo dejaras, que vivas conmigo,
No quería que te tocara o que el té pida que lo hagas,
Mis celos avanzaban, la soledad en tu espera, era mi jueza fatal,
Imploraba tu presencia, necesitaba tu cariño, rogaba tu amor,
Sentía tu falta de interés, empezaste con excusas sin sentido,
Poco nos veíamos y cuando lograba que este en mi vida,
Siempre había un dolor y una pena, que no te tuviera,
Te alejaste de a poco, te buscaba sin importar mi riesgo,
Cuando una tarde maldita, vi como besabas a tu nuevo amante.

Orlando Mario Soverchia- YoAmor


Publicar un comentario