martes, 7 de junio de 2016

LO QUE FUE

Viniste a mi vida cuando menos lo esperaba,
Todo fue increíble, cambiaste mis hábitos, mis ilusiones
Volví a sonreír como hacía tiempo no lo hacía,
Aprendí querer sin pensar, amar sin querer,
Sentí el placer de tus caricias, y el desorden de los sentidos,
Desee tus besos, recorrí tu belleza de mujer,
Sentí tu desnudez a flor de mis labios, solo fue mía,
Coquetee con tu piel descontrolando mis sensaciones,
Jugamos de amantes prohibidos, de pareja deseadas,
Te amé con locura, con delirio de amor, con un codiciar desbocado,
Te hice mía, me hiciste tuyo, nos hicimos el amor,
Controlé las manías de sentarte sobre mi cuerpo,
Pero tú me lo pedías, nada era normal, todo sin medida,
Jugábamos al placer, nos sentíamos uno solo, todo era encanto,
Tenías mi cuerpo rendido a tus caprichos, cuando todo le hacías,
Tus besos eran el transito sin ruta, el camino a la lujuria, un recorrer sin frenesí,
Los tiempos sin control, los juegos sin pensar, las ganas sin parar,
Me creaste débil a tus deseos, jugaste a la demencia de lo ilícito,
Me tenías a tus pies, mi ser ya maduro, sentía la frescura de tu apetito,
Nos mirábamos una y otra vez y solo era saber que todo seguía igual,
Caricias, abrazos, besos, eran las pautas que tu cuerpo de apenas 19 años,
Rompía el desahogo la rutina y lo permitido que yo podía tener.


Orlando Mario Soverchia- YoAmor

Publicar un comentario