miércoles, 15 de junio de 2016

CON LA MISMA MONEDA


Todo he apostado en ese amor incondicional,
Sabía que había dejado en mi camino, otro querer
Me decía y juraba amor eterno,
Por ser su gran sentimiento nunca vivido,
Sentía pasión, deseos y no sé cuántas cosas más,
Que nada ni nadie nos quitarían el camino elegido,
Me dio ilusiones que semejaban fantasías de amor,
Brinde momentos a delirios, de aquellos caprichos,
Jugó a que yo era su todo, y me daba algunos besos,
Quería atención todo el tiempo sin saber si yo lo tenía,
Pero una tarde injusta, sin saber porque,
Devolvió todos mis sentimientos que le había regalado,
La vi con otro abrazada y muy enamorada,
Sentí bronca y tristeza por aquello que me había robado,
Se mostrabas alegre y comentaba todo lo que le daba,
Sin importar lo que me lastimaba,
Me pregunté que le brindó o que tenía él, que yo no supe darme cuenta,
Solo respuestas con desprecio e ironías de su indiferencia,
Golpearon mi pecho a más no poder,
Baje mi cabeza avergonzado de aquello que no quise saber
Pasó el tiempo descarnando mi corazón,
Pero en la vuelta de la vida, cosechó lo sembrado,
Ese hombre por quien me dejó, se había ido con otro hombre.



Orlando Mario Soverchia- YoAmor
Publicar un comentario