sábado, 21 de mayo de 2016


  
LAVERINTO DE AMOR

Hola!... como estás, yo acá tratando de encontrar mis sentidos,
Llega la tarde, luego la noche, y me persiguen las penurias de cariño,
Te llamé, pero tú no respondías, te mandé mensajes y no lo leíste,
Busque un motivo, un sentido o quizás una excusa para no pensar,
Seguí mi momento en silencio, pero no conseguí la mesura de imaginarte cómo estás,
Volví a mirar mis llamadas, los mensajes y todo seguía igual,
Empezaron los recuerdos y los momentos de nuestra dicha, se sentaron a mi lado,
Sonreí tristemente, cabeceando el instante que estaba ocurriendo,
Imaginé tus tiempos ocupados, sabiendo que no los tenías, pero solo pensé,
Memoricé diciéndome un te quiero y te respondía… yo mucho más,
Me llevabas de tu mano a todo lo que rodeaba tu vida y sonreías muy tiernamente,
Me gustaba saber que yo era él… y me tenías en tu mente, pero a veces no lo estuve,
Sin darme cuenta, comencé a vivir en tu pintura de amor, en el retrato de tus expresiones,
En el lienzo de tu belleza, en el canto de tu voz, en el silencio de tu mirada,
Querida mía, como no me había dado cuenta, como no entendí tu camino,
Quise hacerte feliz, pero confundí el pasaje de tu amor y habías empezado a partir,
Yo… yo solo quise todo para ti, protegerte, saber que tenías lo que tú pidieras,
Te acompañe a tu lado sin preguntar cuál era tu destino, sin embargo, perdido de pasiones,
Caminé cuadras de esperanzas, troté kilómetros de ilusiones y viajé días de fantasías,
Sin embargo, no creo haberte encontrado, esperándome, necesitándome, o peor queriéndome,
Y ahora estoy en un laberinto de sentimientos, casi diría en un triste laberinto de amor.


Orlando Mario Soverchia- YoAmor
Publicar un comentario